ACERCA DE LAS OLAS

Localizado fuera de la ciudad, en Baja California Sur, Las Olas es un lugar integral para el tratamiento de adicciones de drogas y alcohol sobre una colina con vista al Océano Pacífico. Las Olas ofrece la mejor privacidad en un ambiente de retiro con el objetivo de hacer el proceso de desintoxicación lo más confortable posible en un ambiente seguro y monitoreado. Entendemos el cansancio y la frustración que uno siente al luchar contra la adicción; pero no sólo eso sino que también entendemos el mismo cansancio y frustración que sienten la familia y los amigos de quienes se hallan luchando.

A fin de tratar y de estimular cambios en el estilo de vida, Las Olas busca primero tratar inmediatamente los síntomas de incomodidad que produce la abstinencia. Lo anterior se logra a través de un programa de tratamiento médico personalizado y de frecuente monitoreo. Posteriormente, se introduce terapia psicológica de baja intensidad y de grupo para permitir que el cuerpo y la mente se familiaricen con una nueva vida de sobriedad. Dado que las drogas y el alcohol son comúnmente usados como controladores del estrés, la importancia de soporte constante y de progresión lenta en el tratamiento es fundamental. Cuando comience a sentirse mejor físicamente, usted podrá disfrutar yoga, meditación, masaje, acupuntura y caminatas para mejor relajación y alivio de la ansiedad.

Finalmente, se presentará a usted un tratamiento psicológico individualizado y actividades más vigorosas. Usted podrá participar en actividades como el surf, pesca, y bicicleta de montaña para que su sistema bombee la sangre convenientemente. Con cada respiración profunda que usted tome, ese destello de vida que palidecía durante la actividad adictiva recuperará su chispa. Usted notará cómo con cada día que pasa, se sentirá más fuerte y con mayor claridad mental. Para concluir su tratamiento, Las Olas lo introducirá a un programa de 12 pasos para establecer el fundamento necesario para encontrar salud, paz y, en definitiva, redescubrir la vida en su recuperación.

CARTA DE JOHN

Permítame compartir con usted una parte de mi historia. Yo surfeaba semi-profesionalmente en mis últimos años de adolescente hasta principios de mis 20’s, tiempo en el cual también caí en el crimen y la adicción. Esto al final me llevó a pasar tres años en una cárcel mexicana a la edad de cuarenta y cinco años. Cuando salí de la cárcel, entré en tratamiento en Long Beach, California. No había ido a la playa en años. Un día nadé por entre el agua sucia y la basura hasta llegar al agua limpia y fría. Floté sobre mi espalda y vi el cielo azul; y pensé: “¿Qué hecho con mi vida?” Me di cuenta de lo bendecido que era por estar vivo. No le había dado valor a mi vida. De repente, una sensación sobrecogedora de paz vino sobre mí —“¡Todo va a estar bien!”— Más tarde me di cuenta de que había sido la presencia de un ‘poder superior’. Abracé el programa de 12 pasos de Alcohólicos Anónimos, trabajé en mi recuperación y, desde entonces, he estado sobrio. Eso fue en 1998.

Habiendo recibido tanto de México, ahora tengo la oportunidad de regresar algo. Lydia, mi esposa por catorce años, y yo hemos fundado Las Olas Recovery —enfocado en el surf, la naturaleza, y en encontrar la alegría por la vida y en la recuperación. Cuando apenas me estaba recuperando, le pregunté a mi esposa por qué yo había sido tan bendecido con sobriedad mientras muchos no lo eran. Me respondió a la manera de los surfistas: “Se golpea el fondo y se hace el turno”. Mi esperanza para usted es que haga lo mismo.

John Davis,

Fundador

Menú